13 de noviembre de 2008

Consecuencias del calentamiento global (en uno mismo)

Creo que voy a desbarrar un poco, pero me siento motivado por el devenir de lo social en las ultimas semanas. Descubro con asombro (ingenuo que debo ser) que a “Espoiler” le parece fascistoide una campaña viral promocionada en “La chica de la Tele” a propuesta de “625 Ranas” para no ver la entrevista (probable) al Sr. Julián Muñoz en una cadena privada. Es anecdótico el dato pero el blog del Sr. Casciari se publica en el Diario El País. Como también es anecdótico que el Sr. Casciari utilice el primer párrafo de su anotación para intentar demostrar que no está al tanto de lo social en nuestro país incluidas las causas judiciales por corrupción y el porcentaje, considerable se quiera o no, de tiempo de programación que dedican las cadenas de TV al mundo “rosa”. Cadenas de tv como Cuatro que forma parte de la misma empresa que facilita al Sr. Casciari la publicación de su blog (entiendo que por la facilidad de actualización de plantillas y temas y de integración de widgets, nunca por posible amplitud de impacto en cantidad público y por ello posibles ingresos).
Yo solo soy un seguidor anónimo de blogs y bitácoras personales y/o colectivas en función del interés que despiertan en mi curiosidad y el Sr. Casciari lo había conseguido en los últimos años. Pero todo parece tener un final y su fuente de interés ha finalizado ahora que una de dos: O por epatar al publico en general suelta la infamia anterior y acusa de fascistoide a alguien que solo dice a quien quiera oír que no preste atención a la entrevista dichosa; o, lo que es peor, una vez consolidado un cierto liderazgo en la red descubre su verdadera personalidad (intransigente hasta en lo más nimio) y pretender estigmatizar a todo aquel que no piense como él con el sambenito de fascistoide (mal empleado a fin de cuentas). O solo forma parte del tinglado entre Cuatro y La Sexta, que también lo hay.
La tapadera es lo que me preocupa por lo recurrente que empieza a ser, especialmente en la Red. Todos hemos visto salidas de tono en escritores de reconocido prestigio, en catedráticos eméritos, en deportistas venidos a menos, etc. etc. ¿No parece que alguna mente depravada ha ideado una estratagema maquiavélica para utilizar el mundo 2.0 (Redes Sociales, Blogs Personales, Paginas Corporativas) y amedrentar a los individuos? Aunque pueda parecer que la defensa de la iniciativa es políticamente incorrecta por mi parte, la libertad e iniciativa individual (privada) siempre creí que era la raíz de la solidaridad y el compromiso. Pero todo tiene (sufre) perversiones. O evoluciona, según Darwin.
Lo que si resulta patético (no fascistoide) es que un empresa privada le pague a un delincuente reconocido por contar sus males de amores en la televisión. Pero al margen de connotaciones legales, económicamente resulta rentable para la emisora porque (se quiera o no) existe un potencial de espectadores que también lo serán de los mensajes publicitarios que se insertaran y que algunas empresas que fabrican productos de consumo/servicios (necesarios o no) no deberían dejan pasar la oportunidad de que fuesen suyos. Al final todo es dinero.
Pero resulta inaudito que alguien insulte a alguien porque cree que debe decir a los demás que no formen parte del espectáculo. Solo es una opinión y yo ya tenía pensado no ver la entrevista antes de enterarme que alguien proponía no verla, lo cual no implica que no vaya a saber de su existencia e incluso tragarme alguna de sus partes incluso voluntariamente. E independientemente de que las razones sean o no las mismas, como dijo un reconocido filosofo con quien tampoco estoy de acuerdo en algunas cosas: "estoy absolutamente en contra de lo que usted dice, pero daría la vida por que usted pueda decirlo".

© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas