14 de abril de 2009

Disgresión económica fantástica

Yo no tengo ni idea de ECONOMÍA (creo que Chema es mas aficionado a esos conceptos) pero me parece que si se quiere conseguir una economía global (sin comillas) lo imprescindible es el convencimiento de todas las opciones políticas de la bondad de la idea por encima de los intereses oligárquicos que sustentan a los partidos políticos. Y me refiero a convencimiento MUNDIAL por mucho que no nos guste mirar a oriente en estos asuntos.


El precio de un producto está marcado por la ponderación de su valor objetivo (necesidad) y su valor subjetivo (demanda) incrementado en los costes de producción (fabricación primaria, elaboración, distribución).

Concretamente: El método de producción-distribución de un alimento básico debe unificarse en todo el planeta para asegurar el acceso al mismo desde cualquier lugar en igualdad de condiciones. Está claro que no se puede hacer con productos de consumo aleatorio (coches, ropa, electrodomésticos, etc..) pero si se pueden determinar unos mínimos garantizados por los estados incluso en Vivienda, Salud, Servicios Sociales, etc.. 

¿Como he puesto el título?

Y esto a las 6 de la mañana y sin dormir. ¡Jo........., que trancazo llevo!

© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas