19 de junio de 2009

Millenium0-Europa0



Fijaros que cosa más curiosa, el día 7 de Junio por la mañana fui a votar y por la tarde al cine a ver "Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres".

Por la noche me encontré con una misma sensación ante dos hechos tan diferenciados. Sabía lo que podía ocurrir; sabía que no estaba en mis manos el resultado; sabía que a pesar de todo tenía que participar en los dos acontecimientos. Resultó ser menos malo de lo temido en ambos casos. Porque igual que tenía el convencimiento de que la película no iba a explotar todo el potencial de la novela original, también estaba seguro de que los europeos nos íbamos a dejar llevar por el pasotismo propiciando un triunfo de una derecha que no cree en Europa como entidad política y económica autosuficiente.

Es curiosa la mente humana, individual y colectiva. Ante situaciones previsiblemente negativas para uno, individuo o colectivo, es capaz de propiciar actitudes condescendientes con el único afán de minimizar la repercusión. Las elecciones europeas ha supuesto un duro palo emocional para toda la izquierda y aún así estamos siendo capaces de mirar para otro lado esperando que las hordas derechistas no hagan sangre y escarnio con los resultados. No lo hacen por que tampoco están para echar cohetes pero eso es otro asunto (supranacional o transaccional, como queráis). Pero solo eso, esperamos que no abusen de la victoria. Pero no se esfuerza ningún músculo (ni siquiera orgánico) en, como dice Chema, exponer las causas de los resultados, si es que alguien es capaz de formalizar por escrito conclusiones tras analizar y valoraciones tras relatar. Porque hay materia para elucubrar: Europeísmo, Nacionalismo, Abstencionismo, Crisis, etc etc etc ............... Cierto que en momentos como los que vivimos acortamos las miras en previsión de asuntos mas domésticos, pero hasta yo entiendo que las organizaciones tendrían que incrementar su esfuerzo para que los individuos no pierdan toda la perspectiva. Aunque también es cierto que es necesario un mensaje diáfano y rotundo (y unánime) para que los electores sepan que se propone. Y determinación en las candidaturas: Que lo principal de la confrontación EUROPEA (además de elegir bicefalia) sea un debate entre Presidente del Gobierno local y Jefe de la Oposición local resulta un poco pobre.

Todo esto es lo que tiene el haber leído la novela antes de ver la película. Un poco de desencanto por el resultado sabiendo que el material es bueno (incluso los actores) y la sensación de que si se hubiese planteado como miniserie de televisión realizada por la BBC o el Chanel Four británicos estaríamos disfrutando de algo parecido a "Los Tudor", "Roma", "I, Claudius" o el resultado de Arnedo 

© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas