15 de octubre de 2009

La Influencia personal. De buenos y malos ejemplos

La verdad es que siempre me ha resultado difícil abstraerme íntimamente de lo social y/o lo político. A pesar del cambio de línea en el blog (y de dirección geográfica) no puedo evitar ser influenciado por los aconteceres cotidianos (¡qué palabra!) y sin embargo no creía posible que comportamientos tan inanes como los de los políticos (especialmente los políticos mal llamados conservadores en nuestro país) pudiesen llegar a interferir tanto en la vida.

David Gilmour & Kate Bush

Intento, y a duras penas consigo, distraer mis neuronas con buena música (últimamente me ayuda mucho 3po y sus incompresibles, por la diferencia de edad, coincidencias estéticas), literatura de consumo, releer BécquerLovecraftBorgesLe CarréBarkerFaulknerBergier; un par de horas semanales de entretenida sala oscura (aunque el aire acondicionado me deje hecho un guiñapo), pero "Surrogates" no ha sido el mejor re-estreno para la sala Yelmo-Berceo y no por el argumento (¿somos nosotros mismos?) sino por la realización francamente artificiosa: como si no se hubiese atrevido a profundizar el director en un tema muy delicado (o varios temas muy delicados) y su incapacidad le transmutase hasta en la técnica (de primero de primaria más o menos). Menos mal que Bruce Willis es mucho Bruce Willis hasta cuando le visten tan mal como en esto (¿rubicundo y estiradito?). Por cierto, el comic no lo conocía. Es lo que parece, no soy omnipotente.

Pero es difícil abstraerse de lo mundano:
* De la basura Gürtel ; los estertores últimos (que no finales) de la trama corrupta del PP llegan a inocular un hálito de podredumbre en la vida social española de tal calibre que ni siquiera la falta de altura moral (o intelectual) de nuestros representantes del PSOE en La Rioja con su Secretario de Organización a la cabeza o de la vice Presidenta Primera del Gobierno del Estado y sus chistes en Facebook y en el Congreso respectivamente, pueden mitigar.
* De la infame guerra de religión en Afganistán, y aledaños. Todo vuelve a oler a dinero, petróleo y reparto de poder geográfico de potencias religiosas venidas a más traficantes de drogas.



* Del Concejal de Movilidad de Logroño y sus dislates: Sr. Dorado ¿se ha dado cuenta de que por delante de la futura NUEVA Comisaría de Policía han creado un carril-bici absolutamente incompatible con la mínima norma de seguridad?. Y su capacidad para que algo que no gusta a nadie (Ordenanza de Terrazas) se acepte por todos sin publicitar el coste (íntegro) de la operación. El asociacionismo en nuestra ciudad también deja mucho que desear.

De la inmerecida simpatía de un tipo como A.R. Gallardón empeñado en estrellarse contra la lógica mundialista (en su acepción más teórica) y creer que nos vamos a creer que es mejor persona que Esperanza Aguirre (hurón político donde los haya). ¿Para que queremos otros Juegos Olímpicos en España?. Mejor ayudemos a que salgan bien los de Brasil (y así asentamos una democracia un pelín frágil) como se ha hecho con China para encarrilar su destino hacia la misma normalidad política. Y eso que aún queda por andar.

* Del despiste (presunto) de muchos españoles con la reforma fiscal: ¡nos jode reconocer que nuestra clase media puede verse perjudicada con esas propuestas pero solo porque creemos estar todos en esa clase media! ¡Es de locos! La renta media española está varios puntos por debajo de la de la Unión Europea (no hablemos de la del G20) y aún no ha salido ningún izquierdista (salvo los expatriados) a decir qué son las SICAV (yo si sé que son). Eso sin olvidar la iniciativa de IU con la Banca Pública como objetivo, que me hace releer las teorías económicas americanas del principios del Siglo XX y los posts de Chema en su bitácora y sigo sin verlo NADA CLARO.

* De los complejos estúpidos porque unas Comunidades Autónomas (partes de la República al fin y al cabo) dispongan de mecanismos recaudatorios que solo somos capaces de amortiguar (dada la configuración constitucional que tenemos) mediante ¡compensaciones! ¡Vamos, no me jodas! Y hacemos piña trabajadores y empresarios (y PP) contra unos privilegios políticos ganados a pulso de política y que no han quitado el pan a ningún riojano que no haya querido seguir trabajando. Yo también viví Ramondin en 1997 (y otros ejemplos antes y después). Por otro lado resulta arduo compatibilizar actitudes exageradamente reivindicativas con la movilidad geográfica DE LOS TRABAJADORES y al tiempo llorar por la falta de incentivos fiscales a LAS EMPRESAS para que se queden en lugares concretos de la geografía DE LA UNIÓN EUROPEA. ¡Qué pequeña es La Rioja! Por otro lado la perspectiva de Dani Carrillo es, al menos, coherente políticamente aunque adolezca de alguna carencia historicista sobre los datos objetivos del entuerto. Pero si dice una gran verdad: Blindaje es el Art. 46 de nuestro Estatuto de Autonomía (mini-constitución a todos los efectos ............. republicanos).

Demasiado largo al fin y al cabo. ¡Que le voy a hacer!

© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas