17 de octubre de 2009

(Viol)(a)(en)(ci)(on)(a)

Cada día me gusta más la Política pero menos el uso partidista de ella. Se desvirtúa. Da asco. Casi tanto como la hipocresía, que siendo algo común en los humanos, es exacerbado en quienes se dedican profesionalmente a la mencionada práctica social. Esto a cuento de la astracanada de hoy convocada por quienes desprecian vilmente a más del 50% de la humanidad: LA MUJER. Y con ellos unas cuantas representantes de su sexo, no lo neguemos; es de locos. Los más despreciables anatemistas del templo femenino* aliados con parte de la representación de dicho altar (nótese la ironía propia y ajena). ¿Que les cuesta a los hombres y a esa parte de las mujeres dejar que ellas decidan si quieren tener hijos con la suficiente información, preparación y educación para saber (y decidir sabiendo) lo que ello representa?. NADIE QUIERE ABORTAR. Pero ni dios tiene el derecho de decidir por otra persona lo que quiere para ella. Por eso convocatorias como las de hoy me dan más náuseas. Supremacía y sumisión juntos por La Castellana. Deplorable.
Fuente: "El País"

Por cierto, pensando en la película Ágora me he acordado de los fantoches de los "Peones Negros" y sus conspiraciones aliñadas con parafernalia tenebrista y militarista incompresiblemente consentida por el gobierno socialista. Viendo alguna de las imágenes de la fantasmada de esta tarde la ilación argumental ha sido fácil: PP (cristianismo)-Parabolanos (peones negros). Y menos mal que nos ha tocado vivir en está época.

© José Antonio Ferrández


*Por si alguien no se da cuenta, las licencias poéticas son solo eso: licencias poéticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas