3 de noviembre de 2009

Una coincidencia nostálgica

Chris Isaak Wicked Game
En 1989 Chris Isaak, aunque actor mediocre, regaló al mundo una gran melodía. Y para su publicitación contó con una compañera deslumbrante en un video estupendo técnica y estéticamente. Y en blanco y negro.

El tema resultó una de las bazas, a finales de 1990, del inquietante film de David Lynch, "Wild at Heart", en el que Nicolas Cage consiguió una de sus mejores interpretaciones (ésta y "Snake Eyes" de Brian de Palma).
Para mayor gloria de espíritus inquietos como yo, al año siguiente, 1991, Chris Isaak participó en una de las cumbres cinematográficas de todos los tiempos, "The Silence of the Lambs". Su papel era intrascendente, pero la coincidencia es sabrosa personalmente. Sigue.








Ese año (1991), mientras tanto, yo seguía experimentando con las palabras desde la URSS. La separación me ponía melancólico. Allí no se ponía el sol y las distancias eran tremendas. De Moscú a Leningrado (entonces) toda la noche en tren con conversaciones trilingües aliñadas con varias botellas de vodka y canciones y abrazos con camaradas de uniforme tan borrachos como nosotros. De uno me traje petate, cinturón y estrella roja de gorra. Un encanto. Una semana inolvidable en tierras soviéticas (aún) disfrutando de la amabilidad de los camaradas sindicalistas. Una de las pocas experiencias que debo agradecer a mi dedicación sindical de muchos años. Aún recuerdo el intercambio con los policías moscovitas. Y, sí, le daban mucho al vodka. Desde por la mañana.

© José Antonio Ferrández

Pd.- Al volver del viaje, la Unión Soviética se autogolpeó y disolvió (como no podía ser de otra forma) dando paso a un nuevo orden mundial. Todo es más reciente y todos lo podemos recordar. Algunos tuvimos la "suerte" de estar allí en sus últimas semanas de existencia sin imaginar lo que se avecinaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas