1 de junio de 2010

Genocidios

Decía Goya que "el sueño de la razón engendra monstruos". Tantos años mirando hacia otro lado, respecto a lo que el estado de Israel ha venido practicando, empieza a convertirse (en USA hace mucho tiempo que lo era) en complicidad consciente con sus desmanes.

En el último desatino de esa caterva de fascistas que ahora gobierna un país con tanta historia como cualquier otro y tanto derecho al futuro como Palestina, las victimas han sido los muertos y heridos pero existe un detalle muy significativo que reviste la noticia de un simbolismo aún mayor: algunos de los cientos de VOLUNTARIOS que navegaban con la ayuda humanitaria hacia Gaza son personajes públicos muy significativos, entre ellos HEDY EPSTEIN (superviviente del Holocausto y por lo tanto con tanto o más derecho que el presidente Netanyahu a defender su memoria), MAIREAD CORRIGAN MAGUIRE (Premio Nobel de la Paz por su labor en pacificar Irlanda del Norte y todo un drama personal en su mochila), o HENNING MANKELL (escritor sueco declarado SOCIALISTA y padre literario de uno de mis héroes más humanos, el Inspector Kurt Wallander). El que no iba en el barco era Aznar. Estaba esperando en Madrid a sus invitados a una fiesta de amistad (suya) con un lobby israelí. Se les han jodido los canapés y el champán.

Todo por culpa de esta colección de armas de destrucción masiva:

Y ésta es la defensa del estado israelí:
© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas