15 de septiembre de 2010

Por razones ideológicas

Hoy he asistido a la asamblea de UGT y CCOO en Logroño para animar a los delegados y cuadros sindicales en el traslado de los motivos que tenemos los trabajadores para la Huelga General del 29 de Septiembre. Presentados los Secretarios Generales Confederales por sus correspondientes de La Rioja. Sus argumentaciones son de un sencillo que asusta que no lo quieran ver tan claro en otros ámbitos.
Pero reconozco que me ha quedado un sabor amargo.
Al menos Cándido Méndez ha dejado el poso de la tristeza y el enfado por tener que recurrir a medida tan extrema. Y su pesadumbre parecía ser tan sincera que me queda la preocupación de que en el hipotético escenario de un (pseudo)fracaso de la convocatoria, a todos se nos quede grabada a fuego la certeza de la insolidaridad humana aliñada con momentos públicos difíciles de olvidar.
Pero ha sido una circunstancia agradable, encontrarme con una "compañera de la web" a la salida, lo que me hace escribir estas líneas. Me insinúa que se puede estar produciendo un movimiento descalificatorio de largo recorrido hacia los denominados "críticos" en el PSOE de La Rioja y las consecuencias pueden ser catastróficas. Intentaré hilar ambas situaciones para desahogarme suavemente. Parece un poco árido el ambiente y no es para menos.

Solo un apunte, estoy totalmente convencido de que si existe algún incidente más allá de la lógica discrepancia política se debe a que en ambas organizaciones se han enquistado individuos que no participan por ideología sino por arribismo. Me explico, yo he llegado a comprobar en directo la afiliación a UGT de personas ya militantes del PP y que solo lo hacían por "temor" o por darle al gobierno de turno que era del PSOE. También he podido constatar la meteórica carrera en el PSOE de personajes sin ninguna ideología (algo bastante peligroso ¿verdad?) y que quizás estaban afiliadas a UGT solo por asegurar su situación en el conflicto personal que se acababa de provocar en su empresa. En ambos casos el perjuicio ha sido para el socialismo.
Y no equivoquéis el tiro, no pretendo engañarme a mi mismo con lo de "organizaciones hermanas", ya se que en política no existe la familia si no es para el lucro y el nepotismo. Desde el principio de mi compromiso social he defendido la separación de bienes. Pero se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que en UGT no existe el peligro (continuado) de que la dirección haga algo distinto de lo que le exige la organización.

En cambio, en el PSOE la norma es que la organización avale las iniciativas y propuestas del representante institucional. Esa insistente, machacona, irredenta, absurda e inapropiada lógica de coincidencia entre Presidente del Gobierno y Secretario General del Partido (sustitúyase en cada autonomía o ayuntamiento o cabildo o lo que queráis por los correspondientes) SIEMPRE ha provocado disfunciones partidarias y desencuentros orgánicos. De todo ello se ha derivado un desconcierto social (electoral) espectacular. Ahora mismo, ante decisiones políticas institucionales (de gobierno) avaladas por resoluciones políticas orgánicas (de partido), los electores identifican acción de gobierno con programa político. Un error, reprochable, pero error al fin y al cabo, de los ciudadanos que NO TIENEN porque entender la diferencia entre lo que quiere hacer un partido político y lo que finalmente ejecuta un gobierno sustentado por dicho partido. Algo que, por cierto, no ocurre con los conservadores que siempre anteponen sus intereses a los de la sociedad y que los ciudadanos entienden (y algunos, desafortunadamente, comparten).
Para finalizar, yo respeto PERO NO COMPARTO, las posturas de algún dirigente (demasiados) del PSOE respecto a la Huelga General, respecto a la Reforma Socio-Laboral, respecto a la CRISIS, en fin. Y comprendo que no participen en la primera porque apoyan la segunda al no entender la tercera (o hagan como los monos de Gibraltar: No oír, No ver, No hablar). Pero si alguno tilda de (insulta) lameculos, insolidario, vividor, parásito y cosas peores a nuestros sindicalistas para distraer la atención de lo importante, que no se enfaden si reciben el mismo tratamiento. O peor, que los mineros bien que saben utilizar los lanzacohetes, los agricultores los tomates y las uvas y los empleados públicos la silicona o llegado el caso, cualquiera de ellos, la web social; no como ciertos representantes orgánicos del partido que no saben ni mantener dinámicamente (o quienes paguen para ello) sus blogs, bitácoras, cuadernos, diarios o como lo llamen ellos.
Y en el caso de los atrevidos que mantienen la doble militancia socialista (no vale ser de UGT y del PP o del PSOE y de CSIF) que son unos cuantos, me encantaría que tuviesen el valor de echar a todos y cada uno de los que defienden las medidas gubernamentales que estamos padeciendo ya que son parte importante de la causa de la misma. El que no pueda soportar el Sindicato que pida la baja (o de CCOO que también los hay) y el que crea que el partido puede (y debe cambiar) que lo diga en voz alta como hacen algunos mediante opiniones escritas y PÚBLICAS y en las asambleas de su barrio, localidad o lo que toque (blog o Facebook). Sin perder ni los papeles ni la esperanza (que en este caso no es una virtud católica sino un actitud personal de confianza en el futuro y el progreso).
Por cierto, aún recuerdo el tiempo en que para afiliarte al PSOE, si ser imprescindible, era recomendable que estuvieses afiliado a UGT porque se entendía que tu compromiso era por el bien general y además te apadrinaban con más gusto. Después he visto apuntarse todo tipo de personajes, ascender en el escalafón (tirándose a todo lo que se pusiese por delante llegado el caso) y agarrarse con uñas y dientes a sus asientos para no perder el estatus porque en sus lugares de origen (otros partidos, otros sindicatos, o su empresa) ya no tendrían ninguna oportunidad. Como se puede observar no se identifica geografía alguna en este panfleto aunque todo el mundo sepa quien soy y donde vivo. Ocurre que llevo varias semanas leyendo y oyendo la misma accidentada correlación de acontecimientos en todo el país y, aunque soy cortito de entendederas, me ha parecido que las calderadas son en todos los lugares de interés nacional. Un abrazo socialista y republicano.

© José Antonio Ferrández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas