2011/04/18

Neutralidad y sociopatías

Ayer vi una peli (en TV), "Untraceable" (2008), sobre un delincuente cibernético (psicópata asesino más bien) y en un momento de la trama se refieren los protas a la neutralidad de la red y los conflictos socio-políticos que acarrea, apareciendo como defensor de la neutralidad un senador al que el psicópata utiliza como mensajero de uno de sus crímenes.



Bueno, el asunto va más allá que todo eso, incluso afecta más a los medios de comunicación tradicionales (una de las víctimas es una especie de Piqueras en USA) pero me hizo pensar en las pocas ocasiones que temas tan delicados son tratados en el cine con "neutralidad" o incluso desde el punto de vista contrario. ¿Será que no es necesario? ¿Será que solo las posturas demagógicas tienen cabida en los estudios cinematográficos? ¿Será que solo hay público para ese mensaje porque el contrario (natural diría yo) no necesita ejercicios de autoafirmación patriótica?

Se me ocurre entonces que en el resto de circunstancias sociales, por ejemplo la POLÍTICA, el público en general, protagonista voluntario por su decisión en las urnas y por su afonía posterior al resultado (sea el que sea), tiene lo que se merece siempre. En cualquier caso. Sobre la red y su neutralidad (incongruencia lingüística pues las herramientas no matan) por esa mezcla de morbo y legitimidad que sustenta su propia existencia. Sobre la política y su deriva periódica (incongruencia lingüística pues la "politika" es el arte de lo posible por lo tanto en continuo movimiento). En cualquier caso tenemos lo que solo nosotros queremos (por inacción) tener.

Apatía y desencanto. Hartazgo y resignación. Cobardía y miedo. Habría (nótese el condicional en tercera persona) que ¡REBELARSE!

Avísenme cuando sea de día y tomamos unos vinos. 
© José Antonio Ferrández

2011/04/01

Propaganda incentivada

He visto en los últimos días reproches de ida y vuelta a cuenta de los folletos propagandísticos de los partidos en puertas del proceso electoral. Y, sí, es cierto, el PP se ha pasado (como es habitual) en el buzoneo de propaganda (institucionalizada) y el panfleto sobre Logroño es vergonzante, es lo que hay.

PERO ............. leyendo "La Rioja" el domingo pasado vi como la compensación era ejercida en términos poco menos que ridículos. El PR, con el patrocinio de una empresa privada líder en servicios para el Ayuntamiento, con dos de las principales hojas del diario al servicio de Ángel Varea; y de una forma MÁS institucional, solo con el escudo municipal, unas hojas mas adelante, otras dos dedicadas a Tomás Santos. En ambos casos con mayor inciso gráfico en las personas citadas que en los servicios prestados. Y como el asunto que me interesa es el de la contención del gasto se me ocurren unas preguntas:

  1. ¿Cuanto le han costado al Ayuntamiento (y/o a COMSA) esos dos reportajes? 
  2. ¿Cuanto han gastado en el PP por el folletinesco despliegue publicitario a caballo del 2x1 de "merkapolítica" y el reportaje institucional (coincidencia de colores incluida)? 
  3. ¿Saben esos dirigentes/candidatos municipales que la "empresa" que los ciudadanos les encomendaron gestionar tiene una deuda comprometida con sus empleados y que su "economista de salón", Vicente Urquía, se niega a cumplir lo que firmó hace menos de tres meses?
Del PP me espero este tipo de añagazas y se intenta no caer en ellas, pero un gobierno de progreso (presuntamente) mediante alguien que no sabía hacer la o con un canuto hasta hace cuatro días que no vaya por la ciudad insultando a los trabajadores de la "empresa" que tiene que gestionar y aprenda un poco de política antes de dedicarse a ello profesionalmente.

Duele todavía más cuando el imberbe social mencionado salió como salió del único sitio en el que ha ejercido algo parecido a una actividad laboral. Creo que en su currículo lo menciona con letra pequeña.
© José Antonio Ferrández

Postdata.- Por alguna extraña razón en la edición digital de nuestro afamado diario regional no pueden localizarse las páginas mencionadas más arriba. Curioso.

Actualización.- Mientras pergeñaba estas líneas ha ocurrido lo impensable: por lo visto, la LEGÍTIMA presión de los trabajadores municipales ha conseguido hacer reflexionar a la máxima autoridad y forzar un acuerdo que posibilite llegar a las elecciones sin mayores sustos. Luego ya veremos.