20 de octubre de 2011

Vamos a contar verdades ........ tra lara lara .............!

Como llevo una temporadita un pelín histriónica con Felipe II y la crisis económica, voy a poner una pica en Flandes por el futbol como deporte (no negocio), los aficionados (no hinchas) y la política (no espectáculo mediático). Y desde el desacuerdo explícito con la parafernalia general en cualquier evento no expresamente declarado de "interés general" deberíamos medir nuestros exaltadas criticas generalistas y no confundir el culo con las témporas. Hablo de la visita de la Selección Española de Fútbol a Logroño. Por cierto, no hace mucho estuvo la de Baloncesto (o otro deporte espectáculo) y antes la Hockey (menos menos) y la de Tenis (más loción y desodorante) y antes y antes y antes.

Un amigo ha colgado en su FB una foto muy interesante, entre otras cosas por que le toca más de cerca, y si oscurecemos la parte escrita de la misma podremos comprobar que sirve para cualquier acontecimiento (político, deportivo, festivo, asociativo, musical, etc. etc.) que se haya desarrollado en nuestra pequeña y provinciana ciudad en los últimos 30 años.

Ese no es el tema. Si criticar es SOLO posicionarse públicamente contra algo estamos perdiendo un tiempo precioso. Que seamos catorce (mil)  los que queremos una república como modelo de estado solo significa que hay que elaborar más (y mejor) el discurso para CONVENCER e incrementar partidarios que posibiliten un cambio constitucional real mediante la presión POLÍTICA.
Si no queremos que todos (que tampoco es del todo cierto) paguemos la visita del máximo dirigente católico del planeta no basta con quejarse en las redes sociales para tus 30 ó 300 amigos-seguidores que además, en cuanto se les pasa el subidón hormonal rediseñan sus prioridades y reubican sus objetivos vitales incluso en la red. He notado que en los últimos años se celebran aniversarios MENSUALES de los sucesos. Tanta inmediatez denota una clara desocialización de los acontecimientos para disminuir su repercusión en el subconsciente colectivo rebajando de forma considerable el peligro reivindicativo que pudiese tener.
A lo que voy que casi me pierdo. Equiparar en importancia sociológica y repercusión económica el show de la jerarquía eclesiástica en España, con la reclamada, recaudatoria, e interesada políticamente, escala de la Selección Española de Fútbol en Logroño lo considero inane por desmedido. Pero además creo que es peligroso caer en semejantes dicotomías ya que lo único que persiguen quienes las propician es descargar de valor los auténticos problemas mediante el enrasamiento de los acontecimientos. ¿A quien le va a interesar de verdad algo que es objeto de pelea de gallinero en cualquier programa basura de la televisión? El otro día compartí en FB un enlace a un articulo sobre el (presunto) homicidio cometido por un conocido personaje y lo patéticos que somos en España en estos temas. Mi personal moraleja es que seguramente nos gustaría que nos tratasen igual que al personaje si cometemos una atrocidad semejante. No nos interesa la RESPONSABILIDAD individual.

Y lo que debemos propiciar NO es que todos piensen igual SI no que TODOS PIENSEN. ¿Como voy a conseguir que pueda elegir mi presidente del país si me preocupo más de cuatro vallas en la plaza del Ayuntamiento para que los aficionados puedan ver un poco más cerca a sus "ídolos" solo por que NO me gusta Miley Ray Cyrus, o los Boys Scouts, o el fútbol?.
© José Antonio Ferrández


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas