2 de octubre de 2016

A los pies de los caballos

Cada vez entiendo menos aún sabiendo más. Es como si el exceso de información veraz más el exceso de opinión expresada al que tengo acceso esté creando en mi sesera un coctel entre explosivo y barbitúrico. Descubro, porque sigo leyendo medios "serios", que PRISA además de pretender deshacerse del Secretario General de un Partido Político mediante andanadas editoriales (http://elpais.com/elpais/2016/09/28/opinion/1475090003_414591.html), con las mismas intenta asustar a los ciudadanos de nuestro país asimilando está situación del PSOE de ahora con la del PSOE de 1935-1936 (no me entra en mi cabezota comparar a Largo Caballero con Susana Díaz, lo siento) y casi atribuyendo a su crisis el triunfo de los golpistas de entonces. Ahora, afortunadamente sin amenazas de enfrentamientos armados, pretende aupar a los hombros del Secretario General del PSOE la responsabilidad de la "unidad española" (y no tengo intenciones parafraseadoras en el entrecomillado) con otra tribuna (http://elpais.com/elpais/2016/09/30/opinion/1475246881_868404.html) de uno de sus mas excelsos articulistas y defensor de ese estado nacional (y monárquico). Según su tesis, la coherencia política (no, es no) debe supeditarse a cuestiones de naturaleza pragmática no soportadas por ni por la literatura oficial del partido ni por su ideología. Aunque se hayan dejado pelos en la gatera de la historia, creo que el PSOE sigue siendo un partido republicano y federalista. Pero resulta que para que nuestra "nación" pueda sentirse segura a la sombra de Merkell debemos permitir un gobierno de "salvación nacional" antinatural y desideologizado (pero solo por la izquierda). Yo opino que NO, que si hay que llegar a unas terceras elecciones y en ellas se produce el sospechado (pero no temido) desequilibrio total permitiendo que el PP alcance mayoría suficiente para gobernar solo con sus votos pues que así sea. Y mucho menos me preocupa que esas elecciones se tengan que celebrar por culpa de un calendario electoral como el nuestro un 25 de diciembre. A partir de ese momento el PSOE podrá dedicar tiempo y energías a plantearse su futuro, pulir estatutos, limpiar rincones (lo de González clama al cielo) e iluminar zonas de sombra en su imagen pública. De esa manera podrá decir a los ciudadanos del país que lo suyo es socialismo, internacionalismo, equidad, solidaridad, justicia social, desarrollo, entendimiento cuando sea posible, no forzado por los intereses de otros.

© José Antonio Ferrández

Pd.- Siempre encuentro a alguien que lo expresa mejor que yo ...............

Muchos observan la mano de Juan Luis Cebrián detrás del giro a la derecha del grupo PRISA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitas